martes, 24 de noviembre de 2009

otro irresponsable

la irresponsabilidad corre por cuenta de este lector-escritor que, para esconder su odio y sus ganas de terminar con lo que no se banca, se carga a los taxistas porque, claro, todos sabemos que los taxistas son fachos porque escuchan radio 10 (mentira: it´s a fact que todos los taxistas de premium escuchan aspen).

Políticos al banquillo
Se ñor Di rec tor:
"El taxista había sido asaltado reiteradamente y comentó ofuscado: "No hay seguridad. Tienen que volver los militares". Por desgracia, la frase se oye cada vez con más frecuencia.
"El pueblo es pragmático y mide la eficacia de un sistema de gobierno por sus resultados. En más de un cuarto de siglo de democracia, y tras varios años de crecimiento económico, aumentaron la pobreza, la desocupación y la inseguridad. Se deterioraron la educación y el sistema de salud; se instaló el narcotráfico; se alteraron impunemente las estadísticas; la anarquía se adueñó de las calles, y, finalmente, se intenta amordazar a la prensa.
"Los políticos argentinos han sido siempre responsables, por su ineficiencia y corrupción, de que el pueblo descrea del sistema democrático. Utilizan la palabra «democracia» como un fetiche para encandilar al ciudadano común, mientras lo empobrecen para someterlo con un denigrante clientelismo y ellos multiplican su patrimonio personal.
"Llegó la hora de sentar a los políticos en el banquillo de los acusados para que respondan por el actual genocidio producido por el hambre y la pobreza."
Salvador Dellutri
DNI 8.249.516

salvador dellutri en verdad no quiere eso. digo, él no quiere poner a los políticos en el banquillo como supuestamente opina *su taxista*. no, el muchacho quiere a los políticos caminando hacia el patíbulo, preparados para morir guillotinados o ahorcados o, mejor, fusilados. de su carta se desprende que la decadencia argentina comenzó en 1983. hasta entonces, todo era paz y tranquilidad (si lo apuran, también va a decir que hubo decadencia entre el 73 y el 76, hasta que cayó del cielo la santa trinidad de la justicia y la igualdad (que ajustició a todos por igual).
me imagino al tipo sacándose palabra tras palabra que va tipeando... excitándose con la posibilidad de que algún trasnochado pueda entender eso como un acuerdo tácito para pasar a la acción. así que, salvador, si querés hacerme reír un poco más, andá con tu taxista *pragmático*, como *el pueblo*, a golpear algún cuartel para que nos saquen de esta mierda en la que nos sumió la democracia con tus sus ¡políticos! (puaj, qué palabra).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

un lector de la nación dice: