martes, 3 de noviembre de 2009

una joyita del arcón de los recuerdos

un día como hoy, pero de 1998, a una lectora-escritora se le ocurrió hacer una de esas cosas que nosotros, acá, más celebramos (you know what i mean). pero este lo vamos a dejar en confluencia por una nueva serie de muchachos que se han sumado a la lectura asidua del blog.

Acertijo
Señor Director:
"Tengo el honor de dirigirme a usted para hacerle llegar el siguiente acertijo: "Adivina adivinador/ ¿Quién pontifica desde el televisor/ hablando como señor,/ vistiendo como señor,/ sin ser señor...?
"En horas clave, él y yo no compartimos ideales, sólo iniciales."
Malena Gainza
Cavia 2947, Capital

en honor a la verdad, hay que decir una cosa. una carta de este porte, criticando al boludo de mariano sólo puede ser entendida por dos motivos:
a) quien la escribió, con aparente tono jocoso, es malena gainza, ¿ok? no es calixto. es malena que llamó a escribano y le dijo que estaba harta de leer en *su diario* (que quizás no era tal, porque el suyo, en realidad, era la prensa) al pelotudo ese de grondona;
b) mariano, en 1998, era muy distinto al mariano de hoy. veleta como siempre, por esa época, los estertores del gran carlos i de anillaco -hay cómo extrañamos el 1a1 y el viaje a las uropas, snif, snif- se creía un campión de la ética (sí, recuérdenlo bien) y osaba criticar al presi de entonces. es que, entiéndalo, se había separado hace rato de bernie y pensaba que con su hora clave marcaba tendencia; cierto es que todos los políticos (de la contra y los oficiales) lo visitaban.
pero bueno, mariano en esa época se creía un ser popular. y malena lo viene a desairar en público... ay, cuando leyó la carta elena (elena lynch, la mujer de mariano, brutos). lloró una semana. y después se puso su cinturón con prótesis peneana y se lo clavó a mariano durante 48 horas seguidas. mariano también lloró. pero de felicidad, porque está acostumbrado. y porque ya me aburrí y no sé cómo cerrar este post.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

un lector de la nación dice: