jueves, 16 de julio de 2009

ironía jurásica

piolín de macramé hubo uno solo. parece, sin embargo, que todos somo libres para ejercerla. ¡y cómo lo hacen en la nación! todos los días aparece alguien en cartas de lectores con la dudosa capacidad para hacerse el irónico.
y acá voy a dejar volar mi imaginación: me imagino al lector promedio con ánimo de escribir una carta al *señor director*. él/ella, sentado/a en su escritorio o computadora, con el diario en un costado y el teléfono en el otro. es que, seguramente, acaba de leer algo lo suficientemente shockeante como para no perder la oportunidad de mandar una carta *a mi diario*.
pero los argentinos tenemos un enorme miedo escénico, por lo que no me cabe la menor duda de que muchos de estos escritores de esquelas quejosas siempre tienen a un torturado a su lado [lo que, ahora que pienso, no los separa mucho de otros torturadores lectores de la nación... me fui por las ramas].
en fin, cuestión que, de nuevo estoy seguro, luego de enojarse por algo estos buenos ciudadanos y ciudadanas deben someter al escrutinio su pensamiento. es decir, si alguien les dice: *no, pará, te fuiste al carajo*, es fija que no las mandaría. pero esas personas, repito, son víctimas de estos ciudadanos, por lo que rara vez le dirán la verdad.
entonces va el lector/a y le dice al subordinado [sí, me tiento con estas palabras, pero salen fáciles]:
-che, qué te parece si escribo una carta marcando la incrongruencia del patrimonio k [porque, esta gente, tanto en la esfera pública como en la privada, son incapaces de decir kirchner, como si la revolución libertadora hubiera prohibido, además de perón y evita, mencionar a los kirchner] y termino diciendo: *Eso lo califica para ser posiblemente un gran ministro de economía, que tal vez podría salvar el país de la bancarrota que nos amenaza*, jajajaja.
-sí, está bien, contesta el sometido.
y así es, entonces, que aparece [x2]:

"Patrimonio
Se­ñor Di­rec­tor:
"Se ha criticado muchas veces la intromisión de Néstor Kirchner en el manejo de la economía de la Nación. Pero eso es un grave error. En un país difícil, con casi el 50 por ciento de sus habitantes sumidos en la pobreza, que algún ciudadano muestre una performance en la que todos los años aumente su patrimonio personal demuestra una extraordinaria habilidad en el manejo de sus recursos, lo que es altamente meritorio, ya que no hay en el país un empresario o industrial que pueda exhibir semejantes resultados en su gestión.
"Eso lo califica para ser posiblemente un gran ministro de economía, que tal vez podría salvar el país de la bancarrota que nos amenaza."
Ing. J. Rolando Sergi
DNI 4.152.026"

Iluminados
Se­ñor Di­rec­tor:
"Si los Kirchner incrementaran el patrimonio de la Nación como hicieron con el suyo propio, la Argentina sería Suiza. Ahora entiendo de piquetes de la abundancia, de las mesas de los argentinos, de la redistribución de las riquezas y de tantas revelaciones del matrimonio iluminado. Es una vergüenza."
Pablo Parellada
DNI 14.358.518

ps. a todo esto, el detalle de final de la segunda carta, *es una vergüenza*, es un must en esta clase de cartas. es que, *hay que dejar asentado nuestro asco*

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

un lector de la nación dice: