jueves, 23 de julio de 2009

sí, estoy de acuerdo en que sos un pelotudo

nuestros lectores-escritores son, antes que nada, grandes lectores [valga la redundancia] de las cartas de lectores. nada más gratificante es poder leer una carta en *mi diario* y estar 100% de acuerdo con ella. ah, no estoy solo en el mundo.
-viejaaaaaaaaaa...
-¿sí, querido?
-¡al fin encontré la excusa perfecta!
-¿qué? ¿vas a asumir finalmente que sos un dinosaurio gay?
-no, mi amor, ahora puedo escribir una carta de lectores a *mi diario*.
-no entiendo...
-¿y cómo lo vas a entender?... es que me la dejan picando; ahora sólo tengo que estar de acuerdo con alguien. es fácil, en el primer párrafo tengo que poner que estoy de acuerdo y después doy rienda suelta a la imaginación. mirá, traeme lapiz y papel y después le pido a alguno de nuestros nietos que la escriba en esa cosa de internet y que la mende a *mi diario* por mí.
-acá tenés...
-pucha, no puedo creer mi suerte... ahí voy:

Adiós, tradiciones
Se ñor Di rec tor:
"Respetado señor Guillermo Alchouron, he leído con atención su carta publicada en la edición de LA NACION del 15 de julio y no puedo dejar de estar de acuerdo con su comentario y me permito agregar algún otro comentario al respecto.
"No sólo se han ido disolviendo manifestaciones espontáneas de simbolismo y orgullo patriótico entre nuestros vecinos de barrio, sino que también desde mayo de 2003 estamos inmersos en un ámbito sombrío y ajeno a nuestras mayores tradiciones históricas, como son reconocidos homenajes a quienes forjaron la Nación a fuerza de trabajo, sacrificio, sudor y sangre.
"Efectivamente, ya no tenemos el privilegio de ver y oír desfilar a nuestras Fuerzas Armadas y cívicas por los alrededores de la plaza San Martín, por la Avenida del Libertador o por la Avenida de Mayo, como ocurría durante mi infancia y juventud.
"Quienes han ocupado el Gobierno en los últimos dos períodos presidenciales se han abocado a la ruin tarea de hacer desaparecer (qué curiosa palabra, ¿no?) cualquier exposición uniformada tanto como de silenciar las gloriosas marchas que tanta emoción provocaban en nuestro ánimo patriótico. Como si la sola aparición de un granadero o el sonido de un acorde marcial hicieran suponer a la población el advenimiento de otro golpe militar.
"Haciendo un parangón con el canto de guerra de quienes usurparon nuestras emociones, sólo me queda gritar a los cuatro vientos: «¡Aparición con vida, ya!... de nuestros valerosos hombres de armas desfilando para el pueblo»."
Eduardo Guillermo López
DNI 11.478.240

ok, mucho para discutir y analizar, empezando por lo de *Respetado señor Guillermo Alchouron*, pero se lo vamos a dejar pasar [bah, no tanto..., es que acá no lo respetamos mucho a alchouron]. su cv sirve para explicar porqué.
pero la cuestión es que alchouron escribió una carta hace poco que, por fiaca, no comentamos y que tenía como tema algo que mencionamos en el primer post de este flamante blog: el horror por el honor [?] perdido:

Sin banderas
Se ñor Di rec tor:
"El 9 de Julio salí de mi casa en Retiro cerca del mediodía y me fui a mi escritorio en Maipú y Sarmiento. Encontré en ese trayecto unos pocos balcones con la bandera argentina. En los restantes cientos de casas de departamentos y en las oficinas del Centro no había ningún signo patrio, como si fuera un domingo cualquiera.
"En mi casa puse la mía; enfrente, el ex canciller Paz puso otras dos en sus balcones, y no vi otras en toda la cuadra ni en muchas de las siguientes.
"Sentí tristeza y también preocupación, y pensé: ¿estamos empezando a recuperar la República extraviada sin ningún festejo?, ¿el 28 de junio no pasó nada?
"Parecería que todavía no nos hemos dado cuenta. Despertemos y desempolvemos las banderas que tenemos guardadas en algún cajón, y si no están, comprémoslas hoy, y pongámoslas lo antes posible, y que el 17 de agosto, en honor a nuestro prócer máximo, las ciudades, los pueblos y las tranqueras argentinas se vistan de celeste y blanco.
"Por favor, no esperemos al día siguiente."
Guillermo E. Alchouron
Coordinador
Mesa de Consenso Republicano

nos encantó la puesta en escena: *El 9 de Julio salí de mi casa en Retiro cerca del mediodía y me fui a mi escritorio en Maipú y Sarmiento*. o sea... el 9 de julio me levanté a eso de las 10, 10.30, le pellizqué la cola a la mucama y como era feriado me toquetié un poquito y después, viendo la cara de mi mujer, me inventé una excusa y dije que tenía que ir a laburar. ¿y a dónde fui? a *mi escritorio*... casi ya no se usa *escritorio* como descriptivo de oficina o, simplemente, trabajo. nos enterneció.
pero bueno, el tipo fue y parece que lloró en el camino porque nadie pone la bandera en el balcón.sólo él y su encumbrado vecino, viste.
sintió tristeza porque, al parecer, nadie entiendió que además de votar a favor o en contra del gobierno el pasado 28 de junio, había una cláusula que indicaba que, si el kirchnerismo perdía, el siguiente 9 de julio todo el país tenía que aparecer embanderado.
de nuevo, no entiendo. sorry, me puede... ¿qué relación hay entre el 28 de junio y el 9 de julio?
igual, da inicio a un grupo de facebook [le estoy tirando ideas, en verdad] para que el 17 de agosto embanderemos hasta las tranqueras.
la cuestión es que el muchacho eduardo leyó la carta y se sintió transportado hacia épocas pretéritas, en las que ir a ver desfiles por libertador, la plaza san martín o la avenida de mayo era un must y no una total pérdida de tiempo. digo, estando la tele, la play, la posibilidad de jugar al fútbol o al golf o de comerse un rico asado [patrio, eso sí, porque estamos en 9 de julio] parece que si no hay desfile ése día es al pedo.
pero igual eduardo maneja otra agenda. una que destila un rencorcito digno de cualquier espíritu derecho y humano. y se manda lo siguiente:
*Quienes han ocupado el Gobierno en los últimos dos períodos presidenciales se han abocado a la ruin tarea de hacer desaparecer (qué curiosa palabra, ¿no?) [n del ddb(*): hago un alto acá para destacar la sutileza y el tacto que emplea] cualquier exposición uniformada tanto como de silenciar las gloriosas [n del ddb: ?] marchas que tanta emoción provocaban en nuestro ánimo patriótico [n del ddb: ? bis]. Como si la sola aparición de un granadero o el sonido de un acorde marcial hicieran suponer a la población el advenimiento de otro golpe militar [n del ddb: ? bis bis]. Haciendo un parangón con el canto de guerra de quienes usurparon nuestras emociones [n del ddb: ? híper bis], sólo me queda gritar a los cuatro vientos: «¡Aparición con vida, ya!... de nuestros valerosos hombres de armas desfilando para el pueblo» [n del ddb: ? híper mega bis].*
yo no sé si eduardo guillermo lópez es un humorista frustrado, pero está claro que es un reverendo pelotudo. y es una pena [y lo digo en serio] que el *señor director* las publique.

(*) n del ddb: nota del dueño del blog.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

un lector de la nación dice: