viernes, 17 de julio de 2009

una clase aparte

hay un tipo de lector-escritor de las cartas de lectores de *mi diario* por el que siento especial debilidad. es aquél que no hace más que recoradanos que el motivo de sus epístolas es provocado por la impertinencia de romper con su monotonía habitual, con la alteración de su situación y, de paso, que ellos realmente viven bien.
o sea, cuando escriben cosas como "me enteré por el diario", "escuché en la radio/televisión", lo que en verdad están diciendo es: *che, ¿cómo puede ser que tengo que dejar el armado de mi modelo a escala del graff spee para escribir una carte porque leí en el diario que se acabaron los barbijos? ¿es que me tengo que ocupar de todo yo solo? miren, escuchen lo que les voy a decir y después dispongan...*.
esta actitud se suma, a veces, al hecho de que casi siempre se enteran de todo esto *luego de volver de un viaje*. porque yo viajo, eh, y no es que me voy a mar del plata en febrero porque es más barato...

Utopía
Se ñor Director:
"Llegué del norte de Salta y encendí el televisor para ver las noticias y lo único que vi fue políticos luchando lastimosamente por conseguir un voto. Me acordé de los chiquitos que viven todo el año en la escuela rancho N° 4236 de Sala Escuya, aislada en la montaña, en el departamento de Iruya. No tienen luz, cocinan a leña y tienen un retrete que comparten entre alumnos y maestros. No saben lo que es una ducha, menos de agua caliente, y mucho menos aún calefacción. Aislados del pueblo más cercano a diez horas de caminata por la montaña, esos chicos con la ayuda de sus maestros se esfuerzan por aprender y llegar a ser, algún día, hombres dignos.
"Si estos políticos derivaran solamente el 10 por ciento del tiempo y dinero que invierten en campañas en ayudar a esta escuela o a cualquier otra, podría lograrse que estos niños cubrieran sus necesidades mínimas."
Clara M. Bianco
DNI 6.280.439

clarita está espantada, y con razón, por el trato que se dispensan nuestros políticos, que rara vez realizan algo que no involucre sus intereses eogístas. por eso que clarita vuelve de salta [porque ahora toda gente bien que se precie tiene que visitar salta, viste] y nos los dice: "llegué de salta": ¿a quién carajo le importa?
-no, pará, te estás enojando al pedo... ella pone que viene de salta por una razón lógica...
-¿sí?, ¿te parece?
-y claro, porque en verdad, lo que te quiere decir que a) acabad e bajarse de un avión [porque a salta vas en avión, plis]; b) prendió la tele, porque cualquier persona de bien, interesada por el devenir del país, mira tn o c5n; c) -y lo más importante- es que decir que fue a salta es una excusa para hablar de su verdadero destino...
-no entiendo...
-es que es evidente... clara *sabe* que sus conocidos leen *mi diario*, pero clara no tuvo oportunidad de decirle a cada uno que se iba de viaje; y tampoco tiene tiempo de contarles que volvió. pero más importante aún: ella quiere dejar en claro que fue salta con el sólo propósito de mencionar que estuvo en iruya...
-ah, vos decís, que estuvo en el único hotel, que es carísimo, de iruya...
-ajá... por eso la mención a la escuelita que, en el fondo, le chupa tres carajos. pero bueno, toda esta carta fue para decirnos que estuvo en iruya y que no va a poder volver a tomar el té en el alvear a las 5 hasta que no se arregle este desaguisado causado por los políticos...
-ah, es pelotuda en serio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

un lector de la nación dice: