miércoles, 22 de julio de 2009

no me excita cagar en el mar...

como lucho avilés, esta es la historia de un pionero: juan.
juan fue joven en los 60 y en vez de elegir las boites y el bochinche del centro, se nos fue para la costa. qué sé yo, fueron años de mochilas cargadas con rumbo a pinamar. juan se divertía *sanamente*, como les gusta inferir a los lectores-escritores de *mi diario*.

Pinamar 2009
Se ñor Di rec tor:
"Si bien mi enamoramiento de Pinamar data de 1960, cuando los jóvenes de aquellos años esperábamos los sulkies que nos dejaban en Pinamar y nos importaba bien poco el estado del tiempo, lo más importante era llegar y disfrutar de Pinamar. Hoy día cambiaron muchas cosas. En aquellos tiempos íbamos a bailar al Club de Pesca y aquellos a los que nos gustaba la música nos reuníamos a guitarrear con Los Chalchaleros, Los Fronterizos, ya que estaba muy de moda la música nativa.
"Es una verdadera lástima cómo están los temas referentes a la inseguridad, la droga, el alcoholismo y tantos otros que destruyen vidas casi siempre sin retorno."
Juan A. Villaverde
CI 4.624.692

entonces juan quiere acordarse de aquellos buenos tiempos. y en el primer párrafo nos enseña cómo divertirse, de nuevo, *sanamente*. y, jo jo, cómo nos divertíamos con la barra escuchando a los chalchaleros. por dios. qué tiempos.
supimos, a leer ese párrafo, para dónde apuntaba juan. pero algo se interpuso en su camino. quizás lo traicionaron sus ansias de dejar *su mensaje*, de hacernos partícpes de su historia, de mostrarnos *los contrastes* de la sana diversión de otrora con respecto al desenfrono *de las pastillas* y las bebidas energizantes de hoy [?].
pero la neurona le falló. quizás tomó mucho vino con empanadas salteñas en el club de pescadores, no lo sé. lo que sí quedó claro es que no se entiende para qué mierda escribió su segundo párrafo. qué tiene que ver la *hermosa juventud* de pinamar de los 60 con la inseguridad, la droga y el alcoholismo.
algo falta en el medio: una idea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

un lector de la nación dice: