domingo, 26 de julio de 2009

ya no es como era antes

-antes, elsita, el país era distinto. si había problemas en otro lado, alguien con inteligencia te mandaba a un embajador o funcionario de cancillería de carrera para representar al país. ahora no...
-¿por qué lo decís, rosita?
-viste que hubo lío en bolivia... ¿y a quién mandaron? ¡a un *piquetero*!
-qué horror, por favor.

Delegado piquetero
Señor Director:
"Con respecto a la defensa hecha por una lectora, de la gestión oficial en Bolivia de una persona sin los títulos adecuados, me parece necesario recordarle que en Francia, por ejemplo, para ejercer un puesto público hay que haber concurrido a la escuela de administración pública y que se accede a él por estricto concurso.
"En Francia no se derrocha un solo peso de la recaudación. Ningún francés pagaría con sus impuestos el sueldo de un dentista para que se ocupe de solucionar el tema de la drogodependencia, y menos aún le pagaría el viaje a un piquetero para que lo represente en un conflicto internacional. La excelencia académica permite programar, hacer el seguimiento y controlar los resultados de una gestión con la metodología adecuada, asegurándose el éxito de los resultados. Sigamos haciendo políticos los cargos que deberían ser públicos y llegaremos a constituir la república bananera con la que algunos sueñan y otros tenemos pesadillas."
Marta Trucco
LC 6.178.938

-escuchame, elsita: hay que aprender de los franceses. ellos sí que sabían. y por eso, en mis tiempos, el francés era el idioma de la diplomacia y no como ahora.
-claro, rosita, imaginate en qué idioma habrán hablado el *piquetero* y el *boliviano*...
-sí, ni idea. por eso hay que aprender de los franceses, como te decían, que te ponen a un tipo re-culto a hacer las cosas. como hicieron en argelia, por ejemplo, que mandaron a la legión extranjera a comerse vivos a los tipos, o como hicieron en indochina, después...
-y claro, rosita, y como hicieron en todos los lugares donde tenían (o no) colonias; siempre mandaron gente culta y esos cultos se afanaron tesoros y tesoros para llenar sus museos y generar así gente culta.
-ay, qué asco, imaginta un *piquetero* representando a argentina en bolivia... a dónde hemos llegado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

un lector de la nación dice: